El Gran Cuestionario Impertinente (Parte 5)

CAPÍTULO 5

“Hoy estarás conmigo en el paraíso”. (La Biblia)

El Siglo de las Luces inició un largo y perentorio camino, quién sabe si ascendente o descendente, hacia el escepticismo. La ciencia sembró la base del racionalismo; con el tiempo, la publicidad y los medios de comunicación empezaron a reemplazar unos Dioses por otros. La espiritualidad no ha muerto, pero se ha convertido sin duda en algo distinto; parece que el tiempo empieza a darle la razón a Albert Camus. Sin embargo, y a juzgar por algunas de las respuestas recibidas, cualquiera diría que aún nos negamos a sucumbir: seguimos siendo incapaces de vivir creyendo únicamente en lo que perciben nuestros sentidos. A mi parecer, la siguiente pregunta del cuestionario es una de las que más respuestas interesantes, y también dispares, ha generado.

¿Existe algo llamado alma?

Dëagol

Creo que no, al menos en el significado propio de la palabra. Sí si lo entendemos como algo que refleja o define la personalidad de cada persona.

Valkyrie

Existe algo llamado cerebro, moral, ética… y todo eso lo guardas en un bote en el que pones la etiqueta que quieres.

Ilitia

Por supuesto.

Pablo

Sí. Para mí es lo que nos hace ser humanos, el motivo por el que escribimos y/o creamos.

Aponia

Últimamente digo que no, que estamos vacíos, que no hay nada dentro más que vísceras y sustancias, pero la putada es que en el fondo creo que sí.

Neu

Nosotros seguiremos llamándole alma aunque forme parte del cuerpo, de la materia.

Chus

El alma. Qué difícil respuesta. Si con alma te refieres a la empresa que montó mi padre hace un par de milenios, pues quizá. Creo que si el alma existe o preexiste sólo somos meras copias de seguridad, ¿no? El alma es el ego de cada uno, es el requesón del onanismo intelectualoide bohemio. El alma es el cáncer del arte.

Mara

Sí, pero las palabras acotan lo que yo entiendo por alma.

Vicente

Existe, pero es algo que continuamente espera un nuevo traje, cambia de nombre, muta… porque odia su propia caducidad. Absolutamente todo existe, aunque sea bajo otras fórmulas o distintos nombres.

Jaume

Existe una necesidad inherente a la civilización que la obliga a creer en la existencia del alma; quizá porque la civilización entiende que la esperanza, la emoción y el sentido mismo de la vida se mide con dicha alma. Esta necesidad, no sé si para bien o para mal, empieza a convertirse en anacronismo. En fin, juro por mi alma que no sé qué contestar.

2 comentarios:

Diego Vargas dijo...

Cada vez está más interesante el cuestionario.

Más respuestas please!

Lars dijo...

Jaja, voy tan rápido como puedo. ¡Gracias por seguir pasándote por aquí!

PD: ¿¿Qué ha sido de tu nick?? Recuerda que fuiste hobbit un día... ¡no olvides tus raíces, chico! ;)