Fatale

Nos gusta que balanceéis los hilos como se os ha pedido. Nos cosquillea veros quietas, vigilantes, dejando gotear un delicado olor a opio... y que después nos llevéis a vuestro terreno para que hagamos las veces de postre. Soñamos con una alegre asfixia entre brazos furtivos y pegajosos.

Nos encanta que sirváis la mesa con una mano y escondáis el puñal con la otra. Que hagáis de la mirada un aperitivo, de la voz una trampa y del mordisco un arte. Pero sobretodo, nos encanta que sigáis sonriendo aunque os hayáis llevado nuestras entrañas de trofeo.

Podríamos saber que bajo la coraza se esconde un monstruo... y seguir babeando por lo bien que os queda el vestido. De modo que cazadnos, masticadnos y digeridnos: cuando la víctima pide a gritos ser consumida no hay ningún crimen, sino un favor cumplido. Y por favor: que haya pronto un bis.


2 comentarios:

mv dijo...

Fatal équilibre.

ilitia dijo...

Sensuelle et noir.

En el fondo siempre nos gustaría tener a merced cuanto se nos antoje tener (o morder).