Seducción

Siempre soñando. Sentado, sereno, siguiendo el suave siseo del sauce al socaire, suspirando por Susana, mi sílfide, soterrada en el sombrío silencio de de mis sienes. Suspiro, sabiendo de su sempiterno sarcasmo, su sacrílega santurronería; sutiles suplicios que sobrecargan mi sistema, sesgan mi suerte, soterran mi substrato. Sobresaltado, siento la sístole. Sobreviene la somnolencia senil, el sudor y la sangre silueteando mi sino. Una siniestro sufisma se sugestiona como la salida, la santa salvación: el simbólico salto del suicidio. ¡Sacrilegio!

En este sofocante silbido de lo surreal, las sílabas suavizan los sarpullidos del sufrimiento. Yo soy servidor de sensaciones, secuaz del sentimentalismo, sátrapa. Sacudo semillas del subconsciente, sustrayendo sartas de sandeces sin saciar mi sed de soñar. Siempre soñar.







4 comentarios:

Casa de Los Cuentos dijo...

Hola Lars

Sencillo, sutil, sentido y simulador.

Saludos. Jabier.

dIROLE dijo...

Hey, Lars, gracias por visitar mi blog. Y felicitaciones por el tuyo, me gustan los escritos que tienes por aquí.

Saludos desde Perú,
Dirole

ardid dijo...

hola lars, estoy intrigado al verte preso entre los barrotes de la s.
un nuevo genero literario tal vez?
una necesidad imperiosa de reivindicar la s ?
ambas cosas?
ninguna tal vez?
un saludo de s.s.s.
( su seguro servidor )

Lars dijo...

Saludos, Ardid, y gracias por pasarte por aqui y comentar.

Efectivamente, ni una cosa ni otra. Más bien un intento (Algo torcido, supongo) de expresar un sentimiento sencillo de manera absurda.

Porque de todos modos, todo cuanto sale de mi errática pluma tiene como inspiración un lado absurdo de la vida. Absurdo bien podría ser este mismo blog...

(entré en el tuyo, la senda de los olvidados, pero lo hallé vacío... ¡espero que no sea así por siempre!)

Saludos también para Dirole y Jabier, desde Valencia, España.